Destacan los múltiples beneficios de la lactancia materna

Se realizó la apertura de licitación para la construcción del Gimnasio Integrador Deportivo de la Margen Sur
2 de agosto de 2017
Ante una multitud, Rombai brilló en Río Grande
3 de agosto de 2017

En el marco de la «Semana Mundial de la Lactancia Materna», el doctor Javier Campero, neonatólogo del Hospital Regional Ushuaia, destacó la importancia y los múltiples beneficios de la lactancia materna, tanto para la salud física como emocional del recién nacido.

La Semana de la Lactancia Materna se celebra del 1 al 7 de agosto. En Tierra del Fuego ya se están desarrollando talleres, charlas, presentaciones, entre otras actividades.

«La lactancia materna es una forma de proteger» evaluó el profesional, y detalló que «la Organización Mundial de la Salud y UNICEF aconsejan la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y, en lo posible, que se prolongue hasta los dos años o más».

«Los beneficios de la lactancia son varios» dijo el médico, y destacó que «uno de los principales es el vínculo que se crea entre la madre y el bebé» e instó a «disfrutar ese contacto único y esa conexión que fortalece el lazo entre ambos».

Campero explicó que la lactancia materna también ayuda a «prevenir y/o reducir los tiempos de enfermedad de algunas infecciones como cuadros respiratorios o diarreas» y que a futuro «los bebés que han sido amamantados tienen menos posibilidades de desarrollar enfermedades cardiológicas, hipertensión arterial, algunos tipos de cáncer y también obesidad».

«La leche materna tiene la composición que los bebés necesitan en cada etapa» explicó el médico, y agregó que «la leche que produce una mamá con un bebé prematuro es totalmente diferente de la de un bebé que nació a término» y por eso «es el alimento ideal para el bebé. Las fortalezas de la leche materna no las va a tener nunca una leche de fórmula».

El profesional puntualizó la importancia de «apoyar a la madre, darle consejos y sobre todo desmitificar algunas cosas. Como neonatólogos vemos que los papás vienen con el bolsito armado con la mamadera y el chupete» contó, y añadió que en las primeras semanas «tratamos de que esos elementos no aparezcan».

«Tratamos de que el bebé se prenda a la teta, en lo posible, en la primera hora de nacido» comentó, y explicó que en el primer mes «el bebé recién está aprendiendo y se está acostumbrando a esa teta, a cómo colocar los labios y el paladar y en cómo hacer el movimiento con la lengua».

«El chupete hay que tratar de dejarlo de lado hasta ver que se prenda correctamente a la teta, que la bajada de leche es la adecuada y que el aumento de peso es el que uno desea» sostuvo.

«Darle la teta al bebé cada vez que quiera es algo muy importante» destacó el doctor, y consideró que en el caso de las mamás que deben volver a trabajar o retomar sus actividades «pueden extraerse leche y tener una reserva en la heladera».